El maltrato no tiene género.