Ayer les llevábamos de la mano por las calles y hoy, de pronto, empiezan a volar solos. Nos piden que les dejemos su espacio para seguir avanzando en la vida. Encontrar el equilibrio en la libertad y el control, saber cuánta cuerda soltar y cómo hacerlo nunca resultó sencillo, ni en nuestros tiempos, ni ahora cuando una de las mayores amenazas para su seguridad ‘habita’ en su bolsillo.

https://www.elmundo.es/vida-sana/familia-y-co/2020/02/11/5e4142ed21efa0314c8b4600.html